Un militante de PACMA lleva cuatro años intentando pasarse Far Cry 3 sin dañar ningún animal

“No tiene sentido que no haya ningún puto bazar en toda la isla donde comprar accesorios para las armas”, afirma el activista

0
3595

Un miembro del Partido Animalista Contra el Maltrato Animal lleva desde 2012 intentando acabar el videojuego Far Cry 3 sin dañar, maltratar, matar ni vulnerar los derechos de ningún animal. El jugador es incapaz de defenderse de los animales salvajes y de crear accesorios, cosa que dificulta el juego de forma considerable.

Jaime González, el militante en cuestión, afirma tener enormes dificultades para pasarse las misiones ya que va con “dos pistolas de mierda y cuatro balas”. Además, los animales le atacan y no puede defenderse más que corriendo, pero siempre le acaban alcanzando.

“Necesitas matar animales para todo: portar más armas, llevar más munición, cargar más objetos en la mochila y mil mierdas más”, lamenta González. “No tiene ningún sentido que no haya ningún puto bazar en toda la isla donde se puedan comprar accesorios”, añade.

Desde Ubisoft afirman haber insistido varias veces en que “los animales no existen realmente” ya que se trata de seres virtuales programados “incapaces de sentir dolor”. A esto, González pone en duda la validez del argumento, comparándolo con las razones que dan los taurinos para defender las corridas de toros. “Sois todos la misma escoria”, responde.

El militante y jugador en cuestión, Jaime González, está preparando una querella contra Ubisoft por no hacer el juego apto para animalistas. “Cada vez está más claro que ni la tauromaquia ni la industria del videojuego son cultura”, denuncia en el borrador del documento.

No satisfecho con la querella, Jaime González prepara junto a su partido PACMA una marcha por la defensa del tapir asiático, “sin duda el animal más maltratado” en Far Cry.

En Ubisoft temen que el militante animalista decida comprarse el Far Cry 4 “y se entere de que hay que matar un tigre de bengala por cojones para poder avanzar en el juego”.